Los límites de la libertad

Hace más de un mes dos hombres irrumpieron en la oficina de la revista satírica Charlie Hebdo en París y asesinaron a 12 personas, un cruel acto que provocó una gran ola de conmoción a nivel mundial: mensajes de apoyo y condolencias a la revista sumados al llamado a defender la libertad de expresión. Motivo del ataque fue la caricaturización del profeta Mahoma en ediciones anteriores. En la mayor marcha que Francia haya visto, diversos jefes de Estado fueron “acompañados” por más de 3,5 millones de personas bajo el lema de “Je suis Charlie”. Todos eran Charlie, musulmanes, cristianos, judíos, hasta jefes de Estado conocidos por perseguir a periodistas en sus países, abogando irónicamente por la libertad de expresión y de prensa. Sin embargo, no todo fue apoyo para la revista. Fuertes críticas y hasta mensajes de odio, entre los cuales varios culparon directamente a la revista de haber provocado el ataque, osando caricaturizar al profeta del Islam.

Con gran expectativa fue esperada la próxima edición de la revista. Charlie no se dejó intimidar por el terror y nuevamente dibujó a Mahoma, esta vez llorando, con la frase “Tout est pardonné”, está todo perdonado. La portada fue impresa en varios diarios y revistas en Europa y el mundo. Los pocos diarios que se negaron a hacerlo , como por ejemplo la estadounidense New York Times, fueron tildadas de cobarde, olvidándose claramente que la libertad de expresión no solo se basa en la decisión de elegir qué publicar, sino también en qué dejar afuera.

Mientras que en Europa la revista vendió más de 7,5 millones de ejemplares, en varios países musulmanes se produjeron violentos enfrentamientos entre musulmanes y cristianos. Se quemaron iglesias y autos y al menos 10 personas murieron. A pesar de que el Corán no castiga explícitamente dibujos de su profeta, el mayor grupo dentro de la religión, los musulmanes sunítas, no desean verlo retratado. Para muchos de ellos, la portada de la revista no va dirigida a los terroristas radicales que se basan en un Dios para matar y torturar, sino que va dirigido a más del 23% de la población mundial que profesa esa fe.

muhammad

Masivas protestas en varios países y regiones musulmanes criticando las publicaciones de Charlie Hebdo.                                               Foto: Protesta en Grozni, en la República de Chechenia. 19.01.2015

Algunos afirman que la sátira ignora sus fronteras solamente con el Islam, pero hace 36 años se estrenó la película “Life of Brian”, que cuenta la historia de un hijo de un soldado romano que es confundido con el Mesías. En la sátira religiosa que cuenta el nacimiento del cristianismo finalmente Brian es crucificado. Una vez estrenada, se produjeron multitudinarias protestas y la película fue censurada en variados festivales y países.

Una escena de la polémica película:

La gran pregunta que se nos presenta es: ¿Hasta qué punto puede llegar la libertad de expresión manteniendo el respeto por las religiones? ¿Puede la sátira realmente hacerlo todo como afirmaba Kurt Tucholsky? ¿O la libertad de expresión no da derecho para burlarse de otras religiones como afirmó el Papa Francisco? Más general aún: ¿Podemos decir absolutamente todo lo que queremos? Dos casos:

1.) Un agente de policía internacional de un aeropuerto le pide a una mujer que retire su burka para comprobar su identidad. ¿Se está burlando de su religión y de las creencias? En varios países como Francia, Bélgica e Italia su uso en público está prohibido por presentar un riesgo para la seguridad, mientras que otros ven en la prohibición una violación a la libre expresión de su religión.

2.) Una actual película norteamericana presenta un complot para matar al líder norcoreano Kim-Jong Un. Pyongyang no solo la prohibió en ese país y  atacó a Sony y al presidente Obama de racista, sino que también amenazó con una guerra por denigrar de tal manera al “amado” líder. ¿Provocación desmedida o simplemente diversión?

Que las opiniones frente a ambos casos sean variadas ya demuestra la dificultad de consenso en dónde tirar la línea entre lo permitido y lo prohibido. Ataques como el ocurrido contra Charlie Hebdo muchas veces son instrumentalizados para otras causas, ya sea para evitar la supuesta “Islamización” por parte de los “europeos patrióticos” en Alemania o para promover rencor y odio frente a otras religiones asimilándolas con grupos terroristas como el Estado Islámico.

¿Sátira siempre permitida? Un blog alemán usó el logo de la postulación de Berlín para ser anfitrión de los Juegos Olímpicos de 2024 en combinación con propaganda nazi, recordando los últimos juegos en la capital alemana el año 1936. Fue censurado.

Erróneamente nos basamos en una supuesta libertad de expresión que defendemos a toda costa. Sin embargo, vivimos en sociedad y por eso no podemos ni hacer ni decir todo lo que queremos. Un chiste o la negación del holocausto por ejemplo, no solo sería de pésimo gusto, sino que está penado por la ley alemana. Vivir en una sociedad multicultural y multireligiosa trae consigo una gran riqueza, pero también conlleva el desafío de encontrar formas pacíficas de convivencia basadas en la tolerancia mutua. Los países tienen la posibilidad de plasmar en sus constituciones y leyes, lo qué es posible hacer y lo qué no lo es. No basta simplemente con quedarse con la Declaración de Derechos Humanos que dice, que “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión”. ¿Sería útil y posible implementar algo como un código ético para el humor? ¿O se podrá seguir apelando simplemente a la responsabilidad de cada caricaturista o editorial por el material que publica?

Por ahora tendremos que conformarnos con una frase del gran filósofo francés Jean-Paul Sartre, el cuál dice :”Mi libertad se termina donde empieza la de mi prójimo”, un lema convincente que debe ser aplicado no solo por uno mismo, sino también por el prójimo.

Benjamin Alvarez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s